Imagenes en Celeste

martes, 25 de diciembre de 2007

La "8" de Cisternas.

Para un niño la navidad debe ser el día más feliz del año, para un niño Celeste, la navidad es sinónimo de ilusión, es que nos pueden gustar mucho los juguetes, o la ultima novedad de ansaldo, o Mattel o lo que fuera, la pistola que tira quizás que cosa, o la ultima autopista... pero siempre lo que más queríamos era eso, que más que eso, que más que ver un paquete sin la forma de juguete, que al palpar sintiéramos una polera, una camiseta...

Si cuando veíamos que podría ser esa polera, solo atinábamos a romper con todo el papel y a emocionarnos con nuestro regalo más preciado, con el que más queríamos, con el que éramos capaz de comernos hasta los garbanzos y estudiar lo que fuera, si era la camiseta de OHiggins, la de leyrom, pero para nosotros era la que lucían nuestros ídolos en cancha...

Si para nosotros la ropa más linda era esa polerita Celeste, para unos como yo, esa Celeste con el signo de codelco grande al medio, para otros la Cristal, para los más nuevitos la PF, pero lo importante es que era la camiseta de OHiggins, la que soñamos todo el año, con la que nos creíamos el Tunga, Roque, con los que algunos se creían el Caco Moyano, Pestaña Díaz, y algunos metían tantos goles como Mario Goleador con la 11 y Núñez en la espalda, con los que emulaban los goles de Gian o los tiros libres del Chucky, es nuestra Celeste la que todo niño quiere en navidad

Lógicamente el regalo debía venir con su pelota, y salir altiro a la calle a lucir con orgullo la camiseta... a jugar contra el típico amigo zorrita(colocolino para los más doctos) y dejar la vida por ganar el partido de estreno de la camiseta.

La parte que viene es una historia personal, específicamente de la navidad del 88 o 89, como todos los años yo quería mi camiseta de OHiggins, la esperaba con ansias, era lo que más deseaba, y llego, según lo que recuerdo era la 8 la que usaba Alberto Cisternas por esos años, también llego el balón, pero lo que vino después, yo no se si fue agrandado por mi mente de niño o realmente fue así, detrás de la casa de mi tío donde pasábamos navidad, vivía Alberto Cisternas, y mi tío me llevo a conocerlo y creo que hasta unos chutes me puse con él... para mis 8 años de entonces esa era el mejor regalo que podía recibir, Alberto Cisternas no era un crack, no era un gran jugador, pero vestía la camiseta de OHiggins y para mi ya eso era motivo de admiración, y desde aquel día esa camiseta la lucí con mucho más orgullo recordando aquella linda noche de navidad.

Hasta hoy es una de las navidades que más recuerdo, no por la gente, no por los regalos, ni siquiera recuerdo más que esos momentos, mi camiseta, mi balón y el dueño de aquella camiseta el que la vestía en cancha...

Espero que esta nochebuena cada niño Celeste reciba su camiseta, por mi parte ya no recibo, pero regalo 4 camisetas para que la ilusión siga viviendo en cada rincón de Rancagua... y puedo decirles que cuando los niños abren sus regalos y palpan la polera, rompen rápidamente el papel y se ponen la polera sigo recordando a Alberto Cisternas.

3 comentarios:

Marote dijo...

Linda historia, ya me la habías contado en uno de esos días de compartir un copete xD

Que lindo es que te regalen una polera de O´Higgins, esa polera que uno viste con orgullo por todo Chile... Esa que nos hace reír, esa que nos hace llorar...

Es raro lo que escribiré, recuerdo cuando tenia como 5 años y el pascuero me regalo mi traje entero de O´Higgins y al otro año, recibí al pascuero con todo mi traje... buscaré esa foto para mi flog xD

Saludos pancho, linda la historia..
nos vemos, felices fiestas ...

MaroteCeleste
O´Higgins de Rancagua me enseñaste lo que es amor...

Anónimo dijo...

Linda historia...
Quiero eso si decirte que Alberto Cisternas si era un crack ... Idolo en Fernandez Vial.

andrés dijo...

q tal celestes?? alguien quién me podría vender una camiseta antigua del ohi ohi? onda la adidas con el logo del teniente en el pecho o la adidas con rombitos, o cualquier otra vieja.

gracias