Imagenes en Celeste

jueves, 7 de junio de 2007

Algo en el Corazon

Un Cuento corto, de Ohiggins.


Ya no soy el mismo de antes.

No quedé bien, y aunque el cardiólogo dice que estoy en optimas condiciones yo me siento mal. Ya se que el trasplante fue todo un éxito y que si no recibía ese corazón, de aquel donante, en este momento estaría tocando el arpa con San Pedro.
Mi familia y yo nos sentimos eternamente agradecidos por el donante, que por razones obvias ya no está con nosotros, y por su familia que dieron el pase necesario.
Tengo muchas contraindicaciones, no puedo comer carne, nada con sal y dejar todo lo que pueda exaltar ese delicado "invitado" en mi pecho. Nada de fútbol dijo él.
Lo del fútbol ha sido lo que me llena desde pequeño, siempre he sido hincha de mi equipo, las razones no las sé bien, pero me gusta el equipo y como ha representado a nuestro país. Este campeonato estamos mal, hemos perdido casi todos los partidos en casa y en visita y vemos demasiado difícil la situación. Desde la operación que ya no me afecta tanto, es mas creo que nos vendría bien una campaña mala, deben ser los medicamentos que me tienen así.
Este Miércoles hay fútbol en Macul, sería mas fácil arrancarme, ya que al ser día de semana mi familia no sospechará que me fuí al estadio.
Arreglo todo en la casa, tomo mis medicamentos, llamo un taxi y me dirijo al estadio.
Cuando me bajo siento mi recaída, justo al pasar un bus lleno de hinchas contrarios con sus banderas asomadas por las ventanas, cantando muy fuerte y a gran velocidad. Al verlo comenzó una gran taquicardia, debió ser el miedo, pensaba.
Entré al partido y me senté en el lugar de costumbre, estaba nervioso no quería que me mirarán, me sentía avergonzado, no sabía bien por qué, sin embargo, todo lo culpaba a los remedios, al frió y a los nervios por haber escabullido de casa.
Iba a comenzar el partido y vino lo mas terrible, comenzó un calor insoportable en el pecho, no aguantaba mas, tanto así que tuve que sacarme la camiseta, varias veces intenté ponérmela pero comenzaba el calor otra vez.
Ya todo me parecía extraño, estaba descompuesto, sin dudas, tendría que partir a urgencias en un rato, me afirmaba.
Salen los equipos, al salir el equipo contrario, mi corazón se exaltó, mi cuerpo liberó hormonas de placer, por nada sonreí; Mi columna se adormeció y tuve que pararme, mi brazo tuvo una punzada y levante los brazos y el dolor de pecho me sacó una lágrima, parecía poseído. Todos los que se sentaban a mi lado me miraban con cara extraña, obvio, no sabían de mi extraño síndrome.
Quería que esa barra visita silenciara esos golpes al bombo, ya que mi corazón latía al ritmo de sus canciones.
Y vienen los goles, que momentos mas terribles. Con los goles de mi equipo, mi corazón se apagaba, fueron muchos, pasé casi todo el partido afligido. Suazo, Fernández, Fierro y jerez y no pude celebrar ni uno, en todos estaba acongojado por mi corazón detenido. Ese maldito gol de Matías Fernández, pasó a esos jugadores celestes, solo sin el esfuerzo de nadie metió la pelota dejando inmóvil a ese moreno arquero, pense que moriría.
Lo Mas curioso es mi reaccion en el gol contrario, el de Olea. Mi corazón repítio lo de la salida, hizo todo para que lo celebrara. Me sentí avergonzado e intimidado en la galería popular, gritando un gol de Ohiggins. Me fui triste y cansado a casa y no pude ver el noticiario ni ese maldito gol nunca más.
No me costó mucho entender, que el corazón que poseía ahora ,nunca fue mío. Este era un corazón ajeno, el corazón de un equipo. Era un corazón Celeste, un Corazón Rancagüino, un corazón huaso y minero. Siempre había escuchado de esta pasión, pensé que yo la tenía por mi equipo .Tendré que acostumbrarme a vivir así. A cada OHI OHI, mi corazón responde un RARA.


Un cuento "Algo en el Corazón". En este cuento convergen varios conceptos Celestes. Lo valioso de un corazón celeste, la incondicionalidad, y alentar más allá de la Muerte. A pesar de ser ficción, este cuento no se aleja de lo que es real. Por que de verdad este sentimiento mueve mi corazón y se llevará más allá de la muerte. A cada OHI OHI, mi corazón palpita un RARA.


7 comentarios:

PanchOHI. dijo...

Amigo muy buen cuento...

Si bien es ficción dice mucho de lo que es ser Celeste, la incondicionalidad y no vivir por los resultados sino que por todo lo que significa OHiggins, su historia y su gente, y como este sentimiento traspasa toda logica.

Saludos Raul

Pancho Ortiz dijo...

Son infinitas las historias que se puden contar de distintos equipos. Pero son pocas las ficticias que te emocioanan. Esta fue una de ellas, a pesar de ser inventada, creo que refleja y dice mucho. Esta muy buena y emocionante...Da a conocer lo que siente un todo un pueblo celeste.

Yoyox dijo...

Jajaja que loco, muy buena la historia. A muchos nos pasa y nos representa.

Saludos a todos los que se sienten identificados con aquella historia.


PD: AGUANTE EL BLOG, YA LLEGARAN LAS MIL VISITAS xD

Nacho dijo...

Y loco pedazo de relato...

Un corazon de maria a lo celeste....
Ya vendran historias de una infancia dificil... xD

Mae dijo...

uhhhh ke beiaaa historiaaa aunque fuera una historia parecida a "corazon de maria" xD fuee emocionante leer lo identifikada ke me sentiii con el personaje protagonico si bien yo no pertenecia a otro equipo fue lo que sentii la primera vez que vi jugar a la cele con la diferencia ke no me sake la camiseta :$ inexplicable talvez pero es un gran sentimiento y muchas veces una necesidad el ver al Ohi en la cancha muchas veces dejamos varias cosas de lado por ver a la cele porque "para esta locura ya no hay razon eres la alegria de mi corazon"
weno esoo
es mi humilde opinion de insecto =p

ke mas se puede decir ke:
OHI OHI
RA RA

la hiel dijo...

No se que decir..
Solo se que lo que hay en el corazon queda para siempre, en muchos aspectos..Y lo primero que me imagino con esto, es entrar a ese gran musculo vital para nuestra vida, pero tambien explorar ese corazon que se dibuja en las paredes, en una hoja de papel, ese que se talla en los arboles y que mas que puñado de carne, refleja lo que sentimos.

Me imagino entrando ahi despues que un alma desfallece, se le acaba el aliento y se va con un ultimo suspiro... y es curioso imaginar introducirse a ese corazon y explorar sus emociones, sus recuerdos, penas, alegrias, victorias, frustaciones. Estadios, canticos, banderas, llanto, galerias de sonrisas, rojos destellos, esfuerzo, pasion, nostalgia, desiertos que quedan en las miradas, frio en el cuerpo, como pasan las maderugadas, el mundo sube y baja; los pies que se cansan.Torsos descubiertos, camisetas que parecen remolinos, Emocion, las caras de tus idolos.

AstutOHI_Tc dijo...

BUENISIMOOO!!!!

muy buena la historia..!!
como dice el pancho arriba la indicionalidad y no vivir de los resultados son cosas que nos hacen diferentes a los locos de otros ekipos!


SALUDOS CABROS!