Imagenes en Celeste

miércoles, 16 de abril de 2008

Tan solo una llamada bastará para sanarme.


Un día 7 de Abril lejos de casa, es algo difícil. Es que en Rancagua se siente algo diferente. Creo que la fecha fue escogida por los Dioses, se retira el calor y las tardes se vuelven más nostálgicas. El corazón se vuelve mas sensible y las noches dejan de ser tibias y el frió nos comienza a arropar. Una fecha en la que nos olvidamos que existe algo llamado “SADP” y todo vuelve a ser como lo veíamos cuando niños, días lindos. Mala fecha para estar lejos de casa.
El partido de esa semana siempre es algo especial para mí, esta vez sería diferente. Muy lejos de casa y sin participación alguna en la serie de hechos de ese hermoso día.
Día 6 de Abril O`Higgins V/S Audax Italiano, la señal constantemente se cae y fragmentadamente me sumo a la alegría de ese partido. El sentimiento de un corazón herido por la distancia sumado a la necesidad de estar parado en esos viejos maderos donde tantas veces lloré, simplemente herido, se confunden con la interrupción constante del partido. O´Higgins parte fundamental de la vida de muchos y donde nadie quiere estar ausente en un aniversario más. No me sentía parte de esta singular jornada.
Todo cambió…
Luego de terminar el partido, donde el triunfo coronaba la torta de un cumpleaños más, suena mi teléfono, una persona llena de O´Higgins me llama para compartir conmigo el Himno de nuestra institución, no hubo palabras, solo pude unir mi voz a la de miles de hinchas y juntos entonar: ¡Adelante! ¡Adelante! Y con esa cosa en la garganta que solo es provocada por una cosa en mi vida, O´Higgins, con esa llamada pude transportarme a mil setecientos kilómetros y estar en ese viejo Mundialista y gritando junto a la provincia: ¡La Celeste! ¡La Celeste! Con lagrimas en mis ojos respondí el posterior: ¡Ra, Ra!. No podía ser mejor. No hay canción ni grito que pueda reemplazar estos, han llegado al corazón de miles durante 53 años y ya es formula probada.

A PESAR DE LA DISTANCIA Y LOS KILOMETROS, CADA VEZ QUE MIRO EL MANTO CELESTIAL, VUELVEN A MI LAS PALABRAS DE MIS ANCESTROS Y EL GRITO DE LOS PEQUEÑOS, QUE ALENTANDO A LOS MUCHACHOS ESTÁN. FELIZ CUMPLEAÑOS VIEJO AMIGO, MIL AÑOS MAS DE VIDA PARA ESTA PASIÓN QUE CURA EL ALMA.

3 comentarios:

Juan Caceres dijo...

Muy linda historia. Asi es . Felices 53 años a Ohiggins, un poco atrasados pero vale. Espero que la distancia no haga olvidar loq ue tanta alegria nos dio. Saludos desde Buenos Aires.

PanchOHI. dijo...

hola amigo

que linda historia, linda vivencia, dificil estar lejos de casa, de la Ciudad Celeste, especialmente en un día como el 7 de abril.

Que lindo que la Tania te haya llamado y hayas podido disfrutar una parte d elo que viviamos ese día frente a Audax, mejor regalo de cumpleaños el equipo no nos podia dar.

A seguir viviendo en Celeste, no importan las distancias, el sentimiento siempre vivo estara.

UN abrazo

Anónimo dijo...

Ke ficha la historia, en cierto modo entiendo el sentimiento xq tb fuera de la ciudad. Por fin pude ver a la CELE el fds en un partido emocionante.
Saludos